Un viaje al pasado de la Farmacia

DSC00598Si algún día viajan a Cuba, no dejen de visitar el Museo de la Farmacia de Matanzas. Es una de las farmacias más bellas que he visitado, auténtico reflejo de la farmacia del siglo XIX.

Fundada por en 1882 por el Dr. Ernesto Triolet, farmacéutico de origen francés, constituyó un referente hasta 1964 en que fue nacionalizada y transformada en el primer museo farmacéutico de Latinoamérica.

El Museo conserva la atmósfera de esta botica gracias a que aún permanecen sus estanterías originales así como sus frascos, utensilios y sus libros de recetas con más de un millón de formulas originales a base de sustancias naturales e instrumentos que se utilizaban hace más de 100 años. Destacan extraordinarios albarelos elaborados de diferentes materiales como cerámica, cristal, opalina y porcelana. Son generalmente de color blanco sobre los que aparecen bellos diseños, muchos hechos a mano, con frecuencia policromados, sobre los que se lee el nombre de su contenido (Opio, Lúpulo, Raíz de Belladona, Triaca Magua, Hojas de Acónito, Laca Amarilla, Copal o Anís Estrellado, entre otros). Se aprecia intacto su laboratorio en el que destaca el horno de ladrillos, los trituradores, los morteros, alambiques y lixiviadores realizados a mano con planchas de bronce. En la rebotica pueden observarse moldes para elaborar supositorios, óvulos vaginales y obleas, así como copas graduadas, pildoreros, prensa corchos, mechero y hermosos y blanquísimos morteros de mármol de diferentes tamaños. Por último destacar los más de tres millones de etiquetas originales de los distintos productos fabricados en la botica.

La visita a la Farmacia Triolet te permite observar, como en un viaje a través del tiempo, como era el día a día de la farmacia a finales del siglo XIX, principios del XX, completando la imagen los muchos ejemplares de fármacos del momento que se dispensaban para las distintas dolencias. Es un ejemplo de dedicación y vocación farmacéutica como se refleja en las palabras del Dr Triolet hijo:

… “esta Botica constituye el ideal de mi vida, puesto que en ella nací y dentro de ella me crié. Me consagré a mantenerla en el orden moral y profesional con el nombre y prestigio de la familia Triolet. No salgo de ella y cuando muera me iré confiado de que alguien la seguirá cuidando”.

DSC00594

DSC00602

DSC00614

Sin comentarios

Dejar comentario



Angelini Farmacéutica, S.A. utiliza cookies propias para ofrecerle contenidos adaptados a sus intereses. Al navegar por esta página, acepta el uso de dichas cookies, cuyos detalles se recogen en nuestra política de cookies. Más información