Transparencia en las decisiones de precios de los medicamentos

La fijación del precio de los medicamentos y de sistemas para su control son instrumentos que pueden tener una notable repercusión sociosanitaria y económica, al impactar sobre el acceso y la innovación. Por ello es extremadamente importante que el proceso de decisión vaya acompañado del máximo rigor y transparencia por parte de las autoridades competentes.

No obstante, la aplicación práctica en nuestro país aún dista de ser ideal. Por ello, desde hace tiempo numerosas voces en el sector vienen reclamando una modificación del sistema de fijación de precios. En mayo de 2015 un informe de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) criticaba la “excesiva discrecionalidad” del sistema y que no se publicasen resoluciones motivadas de los precios fijados. Entre otras medidas aconsejaba la evaluación farmacoeconómica y el aumento de la transparencia, limitando el margen de discrecionalidad de la administración.

Asimismo, el Tribunal de Cuentas, en un informe de fiscalización de la actividad económica desarrollada por el Ministerio de Sanidad, al referirse a la inclusión de medicamentos en la financiación pública del Sistema Nacional de Salud, señalaba también la excesiva discrecionalidad en los procedimientos y criterios para la financiación pública de medicamentos. Para este organismo el proceso no es transparente y no tiene en cuenta los criterios de coste-efectividad.

Y todo ello a pesar de que el actual marco legislativo (Real Decreto Legislativo 1/2015, artículo 7) obliga explícitamente a las administraciones sanitarias a garantizar la máxima transparencia en los procesos de adopción de sus decisiones en materia de medicamentos y productos sanitarios. La ley establece además la incompatibilidad de la decisión administrativa con cualquier clase de intereses personales derivados de la fabricación, comercialización, representación, distribución y venta de dichos productos. Sin embargo, con demasiada frecuencia la aplicación de las leyes difiere sustancialmente de lo formalmente establecido.

Hace unos meses, durante una jornada organizada por el Capítulo Español de la ISPOR (International Society For Pharmacoeconomics and Outcomes Research) la opinión de los participantes (representantes de la administración general del estado y de las Comunidades Autónomas, académicos, expertos en farmacoeconomía y representantes de la industria) fue unánime en cuanto a la necesidad de modificar el sistema español de fijación de precios de los medicamentos. Con relación a la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos (CIPM) los principales puntos de mejora apuntados fueron la evaluación económica, la transparencia de sus decisiones, los procedimientos o la participación de las CCAA.

Uno de los cambios en el sistema de precio y financiación que está tomando progresivamente más fuerza proponer tener en cuenta el valor aportado. Tengamos presente que un medicamento no aporta más valor por ser más nuevo que lo que ya existe, o por ser más caro de producir, sino por ser más efectivo y más seguro. En algunos casos se propone un modelo en que el riesgo se comparta entre el fabricante y el pagador, especialmente cuando el nuevo medicamento supera el umbral establecido de coste-efectividad, si bien, la fijación de precio según el valor tiene una justificación teórica más clara y permite una regulación de precios transparente y predecible.

Relacionado con lo anterior, una tendencia interesante es el análisis de datos del mundo real (o Real World Data). Las compañías farmacéuticas están empezando a reunir estos datos, a partir de historiales médicos y otras fuentes ajenas a los ensayos clínicos, que representan más del 99 por ciento de los datos recopilados sobre un medicamento. La capacidad de combinar estos datos del mundo real con datos de ensayos clínicos es una de las transformaciones más importantes que se están produciendo actualmente en la Medicina. Los datos del mundo real van a ayudar de manera muy importante a medir los costes y beneficios de un medicamento y a definir de un modo más preciso su valor para los pacientes y la sociedad, lo que deberá ser tenido en cuenta a la hora de fijar su precio.

Sin comentarios

Dejar comentario



Angelini Farmacéutica, S.A. utiliza cookies propias para ofrecerle contenidos adaptados a sus intereses. Al navegar por esta página, acepta el uso de dichas cookies, cuyos detalles se recogen en nuestra política de cookies. Más información