Situación de la formulación magistral

Según un estudio realizado el pasado año por el Grupo Nacional de Formulación, menos de la mitad de las farmacias comunitarias españolas se encuentran acreditadas para realizar formulación magistral y su número tiende a disminuir. Las que elaboran a terceros no llegan a representar ni el tres por ciento. Por su parte el Consejo General de los COF ha constatado una disminución en el interés por la formulación magistral.

Varios son los motivos que pueden explicar el porqué de esta situación. En primer lugar, el Real Decreto 175/2001 por el que se aprobaron las normas de correcta elaboración y control de calidad de fórmulas magistrales y preparados oficinales supuso un endurecimiento de los requerimientos que deben cumplir las oficinas de farmacia para elaborar fórmulas, lo que hizo esta actividad inviable para numerosas farmacias.

En segundo lugar, los petitorios están anticuados y hay diferencias entre comunidades autónomas.  Desde hace mucho tiempo las asociaciones de farmacéuticos formulistas vienen reclamando una actualización de estos listados, para incluir los nuevos principios activos (más eficaces y mejor tolerados) y eliminar los que están obsoletos, así como para que se revisen los precios. Esta falta de puesta al día de los listados de principios activos para formular y de los precios limita la oferta y su rentabilidad.

En tercer lugar, más del 70 por ciento de las provincias no ha incorporado la formulación al sistema de receta electrónica. Ello supone un freno al uso de la formulación magistral por parte de los médicos. La adecuación del sistema de receta electrónica a la formulación facilitaría el uso de esta herramienta terapéutica por parte del médico y mejoraría la colaboración entre médico y farmacéutico.

En cuarto lugar, es preciso que los prescriptores conozcan las posibilidades que ofrece la formulación. Es preciso invertir en su formación, pues en su programa de estudios universitarios no existe una asignatura que incluya la formulación magistral como una opción terapéutica a su alcance. Sin embargo, a medida que los médicos se forman, se observa cómo crece su interés por esta eficaz herramienta terapéutica. Así pues, es preciso que la conozcan y sepan cómo manejarla.

La práctica demuestra que la formulación magistral juega un papel muy importante al permitir cubrir lagunas terapéuticas —como formas farmacéuticas no comercializadas—, facilitar la administración en determinados pacientes y situaciones y personalizar el tratamiento. Asimismo, en ocasiones la formulación magistral puede ser la mejor solución alternativa en casos de desabastecimiento.

Es preciso que las administraciones sanitarias (central y autonómicas) salgan de su inmovilismo y reconozcan la importancia de la formulación magistral, entiendan la necesidad de acometer cambios en la línea de lo anteriormente expuesto (actualización de petitorios, prescripción electrónica y formación de los prescriptores) y faciliten su uso.

 

Sin comentarios

Dejar comentario



Angelini Farmacéutica, S.A. utiliza cookies propias para ofrecerle contenidos adaptados a sus intereses. Al navegar por esta página, acepta el uso de dichas cookies, cuyos detalles se recogen en nuestra política de cookies. Más información