Los retos de la distribución farmacéutica

La grave crisis económica sufrida durante la última década ha sido un acicate para el proceso de concentración que vive el sector de la distribución farmacéutica. El incremento de la cronicidad y un mayor envejecimiento de la población han determinado una mayor presión sobre el sistema sanitario en una coyuntura de menor disponibilidad de recursos. Para garantizar la sostenibilidad del sistema y la reducción del déficit público, el Gobierno ha optado por adoptar medidas de recorte del gasto que han impactado en la economía de todos los agentes del sector del medicamento: fabricantes, mayoristas y oficinas de farmacia.

La reducción de precios y márgenes de los medicamentos y un mayor uso de las especialidades farmacéuticas genéricas han reducido el tamaño del mercado y su rentabilidad. Los distribuidores han visto cómo, al tiempo que crecía el número de unidades que movían, disminuía el importe por línea. Ello les ha obligado a buscar mecanismos para ser aún más eficientes. Una forma de conseguirlo ha sido a través de procesos de fusión o adquisición. Así, en un década, mientras el número de operadores se ha reducido, la cuota de mercado de los cinco primeros grupos de la distribución ha pasado de un 55 por ciento a casi un 75 por ciento.

Con todo, la experiencia muestra que más de la mitad de los procesos de concentración suelen fracasar, esto es, no llegan a satisfacer las expectativas de sus artífices. En ocasiones, por mala gestión o incompetencia no se logran alcanzar las potenciales economías de escala que se preveían. Otra veces, sólo sirven para demorar el giro en el rumbo estratégico que exige el nuevo entorno competitivo. Y en algunos casos, se subestiman las dificultades para integrar organizaciones con diferentes culturas, lo que junto con las incertidumbres y el estrés que estos procesos suelen generar en los empleados conducen a una pérdida de talento y de productividad.

En el sector de la distribución farmacéutica predomina el sentimiento de que en el futuro el tamaño va a ser muy importante y que la consolidación de operadores es necesaria, aunque puedan subsistir empresas regionales y locales que logren la satisfacción y fidelidad de sus clientes. Al alcanzar un mayor tamaño las empresas confían en ser más competitivas para adaptarse mejor a la nueva realidad. Son conscientes que deben ser capaces de reducir sus costes y mejorar su rentabilidad, al tiempo que deben proporcionar a las oficinas de farmacia más y mejores servicios que les permitan a éstas reforzar su rol sanitario y mejorar su oferta. Sólo así podrán diferenciarse de otros operadores del sector y alcanzar una ventaja competitiva sostenible.

Al margen de los retos propios del sistema sanitario, hay uno que el sector de la distribución y de las farmacias va a tener que afrontar muy seriamente. Se trata del gigante del comercio electrónico Amazon. Esta compañía ya ofrece en su catálogo productos de parafarmacia, parte de los cuales son suministrados por farmacias que operan en su marketplace. Por el momento, afortunadamente el marco regulatorio no permite a Amazon vender medicamentos en nuestro país, ni adquirir la propiedad de una o varias farmacias que le posibiliten hacerlo.

No obstante, gracias a su músculo financiero y a su capacidad logística, mediante la que puede hacer llegar un producto al cliente en menos de dos horas, Amazon se encuentra en disposición de capturar una parte sustancial del mercado de parafarmacia. Con el despliegue de nuevos almacenes, la eventual adquisición de alguna red de tiendas físicas (como ha ocurrido con la compra de los 365 establecimientos de Whole Foods en EE.UU.), la adopción de soluciones tecnológicas de última generación y la puesta en marcha de nuevos servicios su capacidad competitiva será mucho mayor aún en el futuro próximo.

Si bien es cierto que los servicios profesionales farmacéuticos son el plus diferencial de mayoristas y farmacias, por lo que cabe seguir trabajando en esta línea, no debería obviarse la innovación tecnológica y las posibilidades que ésta ofrece para ser más competitivos y satisfacer mejor a los clientes. El sector haría bien en asumir con responsabilidad este reto y acometer la necesaria transformación antes de que sea demasiado tarde.

Sin comentarios

Dejar comentario



Angelini Farmacéutica, S.A. utiliza cookies propias para ofrecerle contenidos adaptados a sus intereses. Al navegar por esta página, acepta el uso de dichas cookies, cuyos detalles se recogen en nuestra política de cookies. Más información