La toma de decisiones

“Toda mala decisión que tomo, va seguida de otra mala decisión”. Estas palabras del Presidente Truman nos dejan entrever cuan fundamental es valorar nuestras acciones y crear un proceso de toma de decisiones flexible y creativo.

Nuestra oficina de farmacia nos hace vivir a diario situaciones, más o menos conscientes, en las que es necesario tomar decisiones.

Ocasionalmente, la falta de información, los objetivos poco claros, el poco tiempo y la tendencia (habitual) del ser humano a no arriesgarse, hacen que podamos mejorar nuestra forma de tomar decisiones y en definitiva de elegir alternativas.

Las decisiones razonables provienen de una comprensión y análisis de la situación, evaluación y valoración de las alternativas y actuar una vez escogido el camino. ¿Por dónde empezamos?

Como en cualquier proceso, el orden de nuestras intervenciones es importante y en cada caso deberemos de contextualizar. Así, si la decisión implica a nuestro equipo de trabajo y/o pacientes, trataremos de forma transversal sus emociones a la hora de tomar una decisión. Pero si se trata de tareas y funciones, seguiremos el siguiente proceso de decisión:

  • Reconocer que hace falta tomar una decisión y que esta implica un cambio
  • Tener claro que es lo más importante
  • Elaborar un listado de ideas posibles
  • Evaluar pros y contras de cada idea
  • Elegir una de ellas

Imaginemos que debemos tomar una decisión sobre cómo mejorar nuestro negocio.

Para aplicar el proceso anterior deberemos empezar por decirnos que es normal y necesario hacer cambios para mostrar un valor añadido a nuestro cliente, que ello nos aportará ventajas y que cuanto antes abordemos la situación, antes saldremos de dudas.

Para tener claras la a prioridades y objetivos deberemos razonar que queremos conseguir con ello y recordar que situaciones nos han llevado a plantearnos que debemos tomar una decisión.

Seguidamente confeccionaremos una lista, a modo de lluvia de ideas, sin llegar a juzgar su aplicabilidad. Por ejemplo, imaginemos que la lista de acciones de mejora del negocio pasa por ampliar espacio, crear sinergias con otro negocio, ampliar gama de productos y crear una tienda on-line. No nos importa si la idea no es nada aplicable, siempre podremos sacar algo de ella. En el caso de crear una tienda on-line, esto nos podría llevar a tener un servicio de atención a domicilio para personas mayores.

El listado, en definitiva, deberá ser lo más extenso posible para valorar beneficios y consecuencias negativas de cada alternativa. Esta fase nos impedirá actuar impulsivamente y podremos, incluso, dedicarnos a recoger información y opiniones diversas.

Y con esto, ¡Ya lo tenemos! Deberemos escoger una opción.

Tener un proceso para algo tan cotidiano como el tema que nos ocupa es importante para superar la tendencia a procrastinar o la de actuar sin pensar.

Tomando decisiones con este método mejoraremos nuestra profesionalidad y capacidad de éxito.

Sin comentarios

Dejar comentario



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Más información