La receta médica electrónica privada pronto será una realidad

El Real Decreto 1718/2010, de 17 de septiembre, sobre receta médica y órdenes de dispensación, introdujo la regulación de un modelo de receta médica privada y pública en papel, con requisitos comunes para los medicamentos que la precisen, así como de la receta electrónica, y las órdenes de dispensación. Algo más de dos años después, el 21 de enero de 2013, entró en vigor la receta médica privada. Desde esa fecha, todas las recetas extendidas por médicos, odontólogos y podólogos de la sanidad privada tienen un formato homogéneo e incluyen un código de verificación electrónica (CVE) que permite comprobar su autoría (facultativo, colegio y especialidad), el medicamento prescrito y la farmacia que lo dispensa.

Entre tanto se ha estado trabajando en la integración de las comunidades autónomas para que la receta pública electrónica sea interoperable en todo el territorio del Estado Español, es decir, que un paciente de una comunidad autónoma pueda utilizar su receta electrónica en cualquier otra comunidad autónoma. Hace algunas fechas 14 autonomías ya tenían receta electrónica pública interoperable. Tan solo faltaban Andalucía, Madrid y Baleares, junto a Ceuta y Melilla. Se espera que antes del verano todas menos Madrid obtengan la certificación. Y si todo funciona según lo previsto, para el próximo otoño se habrá conseguido la interoperabilidad en todo el territorio estatal.

Por otra parte, la receta electrónica privada pronto será una realidad en España. El pasado 28 de septiembre se constituyó el Grupo de Trabajo sobre receta médica electrónica privada, que conforman el Consejo General de Farmacéuticos junto al Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), la Organización Médica Colegial (OMC) y las tres mutualidades de funcionarios (Muface), militares (Isfas) y jueces (Mugeju). Este grupo desarrolla el diseño de un modelo consensuado de Receta Electrónica Privada que aporte una solución global, estándar e interoperable de ámbito nacional.

El nuevo modelo de receta médica privada electrónica (REMPe) es el sistema de información que da respuesta al Real Decreto 1718/2010 para la receta médica electrónica en el ámbito privado. La clave de acceso al sistema será el DNI-e del usuario (no la tarjeta sanitaria pública) y se espera que durante el segundo trimestre de 2018 se empiecen a emitir en Sevilla (ciudad que ya fue pionera en la implantación de un sistema de receta electrónica), en periodo de pilotaje, las primeras recetas electrónicas privadas. El objetivo del modelo es que cualquier prescripción electrónica realizada en el ámbito privado pueda ser dispensada en cualquier farmacia comunitaria de toda España.

El Real Decreto 1718/2010 no contempla específicamente la prescripción online. No obstante, es de prever que, si se cumple el calendario previsto, en 2019 la receta electrónica privada ya será operativa, y a través de un canal online cualquier usuario la podrá recibir, pudiendo éste acudir a cualquier farmacia a retirar su medicación.

Este proyecto casi se solapa en el tiempo con la implantación del Sistema Español de Verificación de Medicamentos (Sevem), que responde a la Directiva Europea sobre medicamentos falsificados. Este mecanismo supone asegurar una codificación e identificación única para cada medicamento. A partir del 9 de febrero de 2019 los medicamentos sujetos a receta médica deberán incorporar un código bidimensional, que incluirá un identificador único para cada envase. Es como si cada cajita tuviera su propio DNI. De esta manera se podrá realizar una trazabilidad de extremo (fabricante) a extremo (paciente).

Este sistema pone el foco en la seguridad de los usuarios y su principal propósito es reforzar la seguridad ante la amenaza de medicamentos falsificados (aunque en España, por las peculiaridades del sector, es muy difícil que éstos entren en el sistema). Otra ventaja del código de identificación único es que supuestamente permitirá eliminar el abominable cupón-precinto (las autoridades sanitarias aún no han confirmado cuándo se producirá este hecho).

Todas estas innovaciones van a suponer una agilización de los procesos y una reducción de la carga burocrática de las farmacias, una mejora de la trazabilidad, garantizando una protección continuada durante toda la cadena de distribución y una mayor protección de los ciudadanos frente a posibles manipulaciones y falsificaciones de los medicamentos.

 

 

Sin comentarios

Dejar comentario



Angelini Farmacéutica, S.A. utiliza cookies propias para ofrecerle contenidos adaptados a sus intereses. Al navegar por esta página, acepta el uso de dichas cookies, cuyos detalles se recogen en nuestra política de cookies. Más información