La influencia del entorno en la gestión de la farmacia

Si nos dieran a elegir que entorno preferimos para nuestra oficina de farmacia: el local A que nos aporta seguridad, nos ayuda a tener la mente despejada y que influye positivamente en nuestro estado de ánimo; o el local B, que representa todo lo contrario. ¿Lo tendríamos claro?

El mundo de la Psicología Ambiental nos ayuda a entender cómo influye el entorno físico en nuestras acciones, y por ende en nuestro estado de ánimo.

Las personas interpretamos y percibimos la realidad a través de los sentidos, nuestras intuiciones tienen un gran peso.

Los sentidos que podemos trabajar son:

 

  • Visual:

En un espacio agradable y positivo predominarán las formas redondeadas y suaves. Estas nos despiertan seguridad y ganas de socializar, al contrario que las formas afiladas que significan peligro.

Los tonos pastel nos acompañan en la relajación e incluso podremos jugar con ellos para delimitar espacio de la farmacia, por tipos de producto por ejemplo. Si seguimos centrados en los colores, deberemos recordar que el color blanco significa seguridad y limpieza, el azul estabilidad y calma y el verde, por lo general, tiene una relación muy fuerte con la seguridad y es el más relajante con diferencia.

Al igual que utilizando una decoración personalista, con más fotos que nombres de marcas o eslóganes y con algún detalle decorativo de la propia farmacia, también estaremos contribuyendo a generar un ambiente de confianza.

Debemos recordar que el ojo humano busca constantemente el orden y la estructura en la simetría, forma y color.

 

  • Tacto:

Elementos como la rugosidad de las superfícies y la temperatura ambiente deben ser tenidas en cuenta. Una temperatura agradable, un mostrador de un material cálido y suave, contribuirán a afianzar la tan buscada confianza en nuestros consejos.

 

  • Audición:

Este sentido nos conecta a nuestro entorno de una forma no tangible.

El espacio donde trabajamos puede disminuir o magnificar los efectos sonoros.

Un entorno que absorve ruidos a través de una insonorización adecuada y, sobretodo, que evite los grandes espacios vacíos, nos permitirá centrarnos mejor en las conversaciones con nuestros pacientes.

 

  • Olfato y Gusto

El olor y el sabor están muy ligados.

Hablamos de unos sentidos muy primitivos y muy extremos, o nos gusta un olor o lo detestamos. Por lo tanto un aroma, o nos conecta o nos desconecta y será etiquetado como positivo probablemente si nos aporta frescura y nos evoca al ambiente natural que podamos relacionar con la circulación de aire.

El diseño del espacio influye en nuestra convivencia y capacidad de comprensión. Aunque debemos recordar que por si solo no producirá ninguna mejora; una escucha activa, una recomendación adecuada y un excelente acompañamiento serán las claves de la atención profesional.

 

Sin comentarios

Dejar comentario



Angelini Farmacéutica, S.A. utiliza cookies propias para ofrecerle contenidos adaptados a sus intereses. Al navegar por esta página, acepta el uso de dichas cookies, cuyos detalles se recogen en nuestra política de cookies. Más información