Como motivar a mi equipo

Cuantas veces habremos oído la siguiente conversación:

– El dinero no da la felicidad…

– Sí, pero ayuda! Lo importante es tener salud.

Este diálogo calcado se repite continuamente en diversos entornos, pero debemos plantearnos cuanto de verdad tiene

Cuando una persona es feliz en su trabajo, ¿que la mueve a levantarse cada día? ¿A ser buena profesional?

Si nuestro equipo está motivado cualquier aspecto material (dinero, complementos  sociales, largos períodos de descanso….) será valorado pero olvidado motivacionalmente.

La motivación es como una hoguera que nos da energía. Debemos alimentarla con leña cada cierto tiempo.

El combustible como el dinero dura muy poco y no nos da un fuego de buena calidad. ¿Significa eso que el dinero no es importante? ¡Ni mucho menos! Un salario adecuado al esfuerzo y conocimientos y usado como pequeño incentivo tendrá una función adecuada.

¿Qué nos aportará pues aquel fuego de calidad? La leña basada en el reconocimiento profesional, el trabajar en nuestros intereses, la aportación de pequeños retos, sentir tu opinión bien acogida.  Y sobre todo la personalización de cualquier herramienta de motivación.

En una oficina de farmacia nos encontramos con diversidad de situaciones donde conocer mejor a nuestro equipo. Debemos aprovechar estas situaciones para conocer más a las personas y entender que motivación predomina en ellas.

  • Algunas personas nos mostrarán una marcada motivación por el “logro” a través de un gran interés por los retos, se sentirán cómodas en situaciones de alta carga de trabajo y buscarán ocuparse. En su interés radica su motivación. Ayudaremos a su motivación si les valoramos el trabajo bien hecho y aumentamos sus responsabilidades.
  • Otra parte de nuestro equipo se verá reflejado en acciones más sociales, preferirá cooperar por encima de todo, atenderá muy amablemente a los pacientes, y seguirá las normas del negocio. Esta amabilidad podremos reforzarla pidiéndole ayuda en el trato con los pacientes o con el resto del equipo y agradeciéndole su capacidad de cooperación.
  • Y finalmente podremos notar algunos comportamientos con una alta necesidad de influenciar en los otros dando consejos, organizando tareas y alineándose con las metas de la oficina de farmacia. Si queremos motivarle podemos delegarle ciertas decisiones a tomar.

En definitiva todas las personas nos sentimos motivadas por aspectos diferentes y damos pistas a nuestro entorno de que factores forman parte de nuestro camino a la felicidad. Solo hace falta observar cómo se trabaja y crear las condiciones adaptadas a estos intereses y necesidades.

Sin comentarios

Dejar comentario



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Más información