Avances y obstáculos en salud digital

La salud digital sigue creciendo a un ritmo asombroso, con multitud de iniciativas innovadoras para monitorizar, supervisar, diagnosticar y tratar enfermedades y con avances en la prestación de atención sanitaria y estilos de vida más inteligentes. Veamos algunas de las más recientes.

Industria farmacéutica: píldoras digitales e inhaladores conectados

La mejora de la adherencia es un objetivo fundamental para la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario. Se ha estimado que en la UE se producen 194.500 muertes al año debido al incumplimiento de la pauta posológica y a la falta de adherencia a los tratamientos prescritos. Se calcula que la falta de adherencia cuesta a la Unión Europea 125 000 millones de euros anuales. Por ello todos los actores del sistema -laboratorios farmacéuticos, proveedores de atención sanitaria, aseguradoras, profesionales sanitarios y otros- están poniendo su empeño en mejorar la situación actual.

Una de las estrategias que sirve a este fin se apoya en el uso de la tecnología. En noviembre la FDA aprobó el sensor ingerible de Proteus. Esa decisión permitió a Proteus incrustar su sensor miniaturizado en comprimidos inertes. La adición de tales comprimidos al régimen de tratamiento de un paciente podría ayudar a los médicos a monitorizar la adherencia al tratamiento. Otsuka ha incorporado el sensor de Proteus a su medicamento para la esquizofrenia Abilify. La ingestión del medicamento activa el sensor. Éste emite una señal que es captada por un parche portátil y transmitida al móvil (mediante Bluetooth). Los datos son enviados y almacenados en la nube.

Hay otros ejemplos. Boehringer Ingelheim y Novartis están trabajando con Qualcomm Life en el desarrollo de inhaladores conectados, con el fin de mejorar la adherencia en los pacientes con EPOC.

Agregación de datos: Apple

Apple ha decidido ampliar su aplicación de salud nativa para iPhone para dar cabida a la información procedente de los registros médicos. De esta manera, los usuarios de iPhone podrán realizar un seguimiento de su historial de salud, desde alergias hasta vacunas y resultados de laboratorio. Es un gran paso para conseguir que los pacientes tengan sus historiales médicos electrónicos, algo que algunas compañías han estado intentando durante años y que no acababa de despegar. Gracias a esta iniciativa los profesionales de la salud tendrán una imagen más completa de la salud del ciudadano, lo que redundará en una mejor atención sanitaria.

Inteligencia Artificial: Google

Google se ha propuesto predecir cuál será la evolución de un paciente y el desenlace de su atención médica desde el momento de su ingreso en el hospital. Para desarrollar su modelo, Google ha utilizado más de 46 mil millones de datos generados durante un período de 11 años, correspondientes a 216.221 pacientes de dos hospitales. Google ha empleado tres redes neuronales profundas (una red neuronal es un modelo computacional ligeramente inspirado en el funcionamiento de las neuronas del cerebro biológico) que analizan todos los datos y deducen cuáles son los más relevantes para predecir el resultado final. Este trabajo de investigación ha supuesto una inversión considerable en la aplicación de la Inteligencia Artificial al campo de la salud.

Iniciativa privada: Amazon, JPMorgan Chase y Berkshire Hathaway

En Estados Unidos, tres grandes empresas, Amazon, JPMorgan Chase y Berkshire Hathaway, con un total de más de un millón de empleados acaban de anunciar que unen sus esfuerzos para disrumpir el sistema sanitario. Para ello se proponen utilizar la tecnología disponible con el fin de proporcionar una mejor atención a sus trabajadores al tiempo que reducen los costes. Una aproximación completamente opuesta a la del gobierno, enfocado en cómo hacer sostenible un sistema cuyo gasto crece año a año. Esta iniciativa añadirá probablemente presión competitiva a las aseguradoras y proveedores de atención sanitaria, hará más transparente el sector y acelerará la innovación. Un modelo del que se podrán extraer enseñanzas y conclusiones útiles para ser aplicadas en otros sistemas sanitarios.

La incorporación de la salud digital en las organizaciones sanitarias avanza de manera imparable. Crece el número de iniciativas en marcha y los recursos destinados a ello y los profesionales sanitarios están cada vez más sensibilizados y formados. No obstante, a pesar de los progresos realizados, todavía existen una serie de barreras, como la demora en la adaptación del marco legal o la falta de incentivos adecuados, que dificultan la adopción generalizada.

Por otra parte, como dice Eric Topol, referente mundial en medicina digital, uno de los problemas con el que nos encontramos en el campo de la salud digital es la falta de integración. Un grupo está trabajando en una parte de un problema y otro está en otra y no se unen. Actualmente tenemos muchas iniciativas compartimentadas y claramente sería mucho mejor si se unificaran. Cabe pues seguir trabajando para que cuanto antes el uso de la salud digital sea una práctica generalizada para la mayoría de las organizaciones comprometidas con la salud humana.

Sin comentarios

Dejar comentario



Angelini Farmacéutica, S.A. utiliza cookies propias para ofrecerle contenidos adaptados a sus intereses. Al navegar por esta página, acepta el uso de dichas cookies, cuyos detalles se recogen en nuestra política de cookies. Más información